POCO A POCO YOGA 5



Hola!! Teníamos abandonados los ejercicios de yoga eh?, pero nada, aquí os traigo unos pocos más para que podáis practicar esta más que recomendable disciplina. Tengo que reconocer que por motivos varios yo también he estado un poco ausente de mis rutinas, pero a ver si pronto vuelvo a la carga de practicar al menos una postura al día.

Ah... empiezo por el día 24 y no por el 23 que lo he puesto al final, porque la asana del día 23 realmente es lo que solemos realizar al finalizar la practica. Unos minutos de relajación final para asimilar el trabajo que hemos hecho. Y no me enrollo más!


Marichyasana o Torsión de columna sentado

  • Nos sentamos con las piernas estiradas y la columna lo más recta posible, pasamos una pierna por encima de la otra y con la ayuda del brazo contrario mantenemos o incrementamos la torsión.
  • Beneficios:
  • Calma el cerebro.
  • Estira la columna vertebral y los hombros.
  • Estimula los órganos abdominales como el hígado y los riñones y mejora la digestión.
  • Ayuda a la flatulencia, el estreñimiento y la obesidad.
  • Es una postura de rotación, pero al mismo tiempo fortalece
    muchísimo la musculatura de la pierna, el brazo y el hombro.


  Dhanurasana o Arco

  • Nos tumbamos boca abajo, levantamos un poco los pies hacia la cabeza y estiramos las manos hasta sujetarlos bien, e intentamos acercar la cabeza a los pies y viceversa hasta que podamos. Nunca forzando, se llega donde se llega y ya está.
  • Beneficios
  • Repercute muy positivamente en las glándulas endocrinas, especialmente en las tiroides y las adrenales. Incrementa la presión intra-abdominal, ofreciendo un beneficioso masaje a todas las vísceras abdominales.
  • Alivia desajustes gastrointestinales, como la dispepsia, el estreñimiento crónico e hígado perezoso.
  • Flexibiliza la columna vertebral.
  • Ayuda a regularizar el ciclo menstrual.
  • Estimula el páncreas, resultando una asana muy útil en el tratamiento yóguico de la diabetes.
Contraindicaciones
No deben practicar el arco las personas que padezcan de hernia o úlcera péptica. Tampoco es aconsejable en el caso de dolencias importantes de los órganos abdominales, hipertensión o hernia discal.


Parivrtta Parsvakonasana o Angulo lateral extendido

  • Bueno, para empezar, en este ejercicio me equivoqué porque el brazo que tengo extendido hacia el cielo, realmente debería estar estirado alineado con el tronco y la pierna. Pero a parte de eso, para conseguir la postura nos ponemos de pie y separamos generosamente las piernas, flexionamos por ejemplo la rodilla derecha, apoyamos la mano junto al pie y estiramos el brazo llevando la mirada hacia la mano. 
  • De esta asana no he encontrado ninguna página que explique exactamente sus beneficios, pero tonifica tobillos, rodillas y muslos. Estira la columna, aumenta el equilibrio y por lo tanto la concentración y calma la mente.


Navasana o Barca
  • Nos sentamos en la colchoneta, y mientras nos echamos poco a poco hacia atrás vamos levantando un poco las piernas con las rodillas dobladas, una vez tengamos equilibrio vamos estirando las piernas poco a poco para formar una V.
  • Beneficios
  • Tonifica y fortalece los músculos abdominales, las piernas y los músculos de la espalda baja.
  • Desarrolla la atención y concentración.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación.
  • Mejora la digestión.
  • Estimula los riñones, las glándulas tiroides, la próstata, y los intestinos.
  • Ayuda a aliviar el estrés.
  • Estira los músculos isquiotibiales.
  • Fortalece la columna vertebral y los flexores de la cadera.
  • Mejora la confianza.

Tener precaución en estos casos:

1.- Lesiones o problemas lumbares.
2.- Últimas etapas del embarazo y obesidad (problemas con el equilibrio)
3.- Dolor de cabeza.
4.- Condiciones médicas que afectan el equilibrio.
5.- Diarrea.
6.- Problemas del corazón.
7.- Presión arterial baja.
8.- Menstruación.

Savasana o Cadáver

Para terminar con la práctica, nos tumbamos boca arriba, separamos ligeramente las piernas y dejamos que nuestros pies caigan hacia afuera. Los brazos al lado del cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba, procuramos que la espalda quede lo más pegada al suelo posible y la barbilla hacia adentro. Y así nos podemos quedar de 3 a 5 minutos.


Para el resto de asanas podemos mantener la postura de 30 a 50 segundos, y conforme vayamos teniendo más práctica y confianza podemos ir aumentado. Ya sabéis que nunca hay que forzar ni llegar a hacernos daño.


Y ahora espero vuestros comentarios!! ¿Cuál os parece más interesante? ¿Ya habéis empezado a practicar alguna de las asanas que os he ido mostrando?? Contadme, contadme y si no al menos pinchad en las casillas de abajo si os ha gustado, os ha parecido interesante o divertido.


Y esto es todo por hoy, hasta el viernes!!

Gracias por tu comentario ;P

R



2 comentarios:

  1. De verdad que me apetece un montón empezar a hacer yoga, es algo que me plantearé seriamente cuando vuelva. Hasta que no vi tu blog ni siquiera sabía de qué trataba...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, un día tengo que probarlo, besos

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo